¿Qué es el ciber sexo?

En nuestro Blog de Chat de Sexo Hablamos sobre El cibersexo se puede entender el desarrollo de actividades de carácter sexual a través de las redes y las tecnologías de la comunicación. El usuario de cibersexo tiene a su disposición páginas Web o Chats, donde encontrar una amplia gama de actividades con las que puede obtener gratificación en solitario, o mediante el contacto con otros usuarios.

Según un estudio publicado en el International Journal of Developmental and Educacional Psychology, la exposición de las personas a contenidos sexuales en Internet es cada vez mayor, ya sea de forma voluntaria o involuntaria. Por ejemplo, en 1995 el 85% de las imágenes online tenían relación con contenido pornográfico.

Otro dato esclarecedor, es el incremento de las páginas Web de este corte. Si bien en 1998 eran 100 mil, en 2006 superaban los 4 millones, cifra equivalente al 12% del total de páginas web disponibles.

En este sentido, un análisis publicado en Addictive Behaviors sugiere que el aumento del consumo de cibersexo está asociado al modelo de la triple A: Accesibilidad (millones de sitios disponibles); Asequibilidad (muchos son gratis o tienen un costo muy bajo) y Anonimato (el usuario no es visto y se considera indetectable por otros). Cuando se habla de cibersexo se hace referencia al uso de Internet para obtener gratificación sexual.

Ligar y buscar información sobre el sexo

El 17 de mayo de este año, el diario ABC publicó un artículo sobre el tema. En español, el título Cybersex triunfa sobre "textos sexuales" entre los jóvenes. Sexting es un caso especial de pornografía en línea que está asociado con una variedad de riesgos específicos en numerosos dominios y merece un análisis por separado.

Ahora, pasemos a la pornografía en Internet. Los datos presentados en el artículo muestran que aproximadamente el 50% de los niños y el 30% de las niñas usan Internet para el cibersexo. La mayoría son anónimos.

Una de las principales motivaciones citadas por el 35% de los participantes del estudio fue usar Internet para ligar. La mayoría lo hace a través de sus perfiles en las redes sociales, y solo un 15% admite descargar aplicaciones para ligar o sexo. En este punto, la diferencia entre hombres (26%) y mujeres (5%) es enorme.

Alrededor del 50% de los niños y el 30% de las niñas usan Internet para el cibersexo

Un dato preocupante es el uso de Internet para buscar información sexual, señaló casi el 70% de los encuestados. Ese número varía entre Gen Z (niños 18-24) y Millennials (niños 24-35) en 75% y 64%.

Por supuesto, la educación sexual para jóvenes puede ser un problema en Internet, donde hay mucha información, pero se hace poca distinción entre fuentes confiables y no confiables. ¿Qué suelen mirar los chicos? Bueno, temas relacionados con las ETS (40%), aprender sobre nuevos trabajos (40%) y herramientas sexuales (35%). Por último, también destaca el interés por conocer áreas que aumentan la felicidad (30%).

Las búsquedas se centran en los aspectos hedónicos del sexo que en la la calidad de las interacciones y la conexión con la pareja

Como puede observarse, las búsquedas se centran en los aspectos hedónicos del sexo y muy poco sobre la calidad de las interacciones y la conexión con la pareja. Un elemento del estudio que ilustra que no se puede dejar en manos de Internet la educación sexual de los jóvenes, radica en el hecho que solo el 31% reconoce usar el condón y el 78% desconoce el estado de salud sexual de sus parejas.

¿Cuándo es un problema?

El cibersexo se ha convertido en un problema para muchas personas y tiene graves consecuencias en todos los niveles de sus vidas. En este sentido, se han observado algunas motivaciones de riesgo, como disfrutar de una actividad sexual poco frecuente, sentirse alentado por emociones negativas o aprender sexo.

También se observó que la dificultad para comunicarse con confianza puede ser un predictor significativo del consumo. Un estudio publicado en la Ley de Psicología de Columbia determinó que eran aquellos que tenían menos confianza los que tendían a participar más en estas actividades cada semana.

Analizar las razones para buscar pornografía en Internet es fundamental, al igual que el contenido al que se accede con frecuencia y el tipo de actividades realizadas al momento de diagnosticar el problema.

¿Para quién puede ser un gran problema?

Aunque también se observó un alto consumo entre quienes estaban casados ​​o en una relación estable, a menudo era solo esporádico y recreativo.

Los síntomas de adicción al sexo pueden estar relacionados con antecedentes de abuso sexual

El consumo problemático tiene más que ver con el manejo de las emociones o la compensación de fantasías sexuales insaciables en la vida cotidiana. El mayor problema es usarlo para regular pensamientos, emociones o sentimientos incómodos.

El cibersexo puede suponer un problema para el 5% de los usuarios hombres y el 2% de las mujeres

De igual manera, se han reportado problemas con el control de los impulsos en la mitad de aquellos consumidores con problemas. Los problemas asociados a la impulsividad como rasgo y el gran factor de riesgo que representan en el desarrollo de diversas conductas adictivas, pueden ser consultados en el post Impulsividad y adicciones de nuestro blog.

¿Problemas en las relaciones Sexuales?

La relación inversa entre el consumo sexual online y la capacidad de entablar relaciones íntimas con los demás es un factor que merece una mención aparte.

Al respecto, un estudio publicado en Frontiers in Psychology analizó la relación entre el consumo de pornografía en línea, el deseo de ver pornografía y la capacidad de desarrollar intimidad entre 267 hombres y mujeres (usuarios de pornografía en Internet). Los resultados muestran que en la muestra estudiada, las variables mencionadas pueden explicar más del 80% del consumo online.

Cibersexo y las drogas

También existe una alta correlación entre el sexo en línea y el uso de sustancias. Se ha publicado recientemente en Computers in Human Behaviour, un estudio realizado en España para analizar el comportamiento sexual online entre jóvenes de 16-18 años y su relación con el consumo de drogas. Los resultados mostraron que aquellos adolescentes que informaron sobre el consumo de alcohol y drogas tenían más probabilidades de participar en conductas de riesgo de cibersexo.

Otro elemento que te permite diagnosticar problemas es qué buscar en Internet. Las búsquedas que se relacionan con grupos, adolescentes y/o conductas sexuales que tienen contenido directamente desviado se consideran búsquedas peligrosas.

Se puede ser adicto a la pornografía

En enero de 2019, un grupo de investigadores españoles publicó una revisión de 184 estudios sobre el tema en el Journal of Clinical Medicine. Los resultados parecen confirmar que el consumo compulsivo de pornografía en Internet no es solo un subtipo de adicción al sexo, sino su manifestación más común.

El problema es que los estímulos proporcionados por la interacción con el contenido actúan sobre el sistema de recompensa de forma similar a las drogas. Es un estímulo artificial que mantiene a los usuarios enganchados a estas prácticas. Otro problema es que la práctica de provocar excitación sexual no es habitual en las interacciones reales, como tampoco lo es el cuerpo de la protagonista.

El 60% de los hombres que tienen dificultades para tener una erección con una pareja real no tienen una erección cuando ven porno solos.

Otros Artículos de nuestro Blog

Subir
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada  Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Configurar y más información
Privacidad